viernes, diciembre 16, 2005

Cuaderno Fiesta de Apoyo a Thomas Miller-El

El 1 de Noviembre de 1976, Gary Gilmore se negó a ejercer su prerrogativa de apelación de la condena y se mostró favorable a que los representantes del estado obraran en consecuencia y ejecutaran la sentencia de muerte. Su decisión enseguida incidió en cierta fibra sensible específicamente estadounidense, hasta convertirlo en protagonista de titulares matutinos y vespertinos prácticamente a diario durante los meses siguientes. Fueron numerosos los debates, los retrasos y las intrigas; incluso se dio una historia de amor. No obstante, a lo largo de todo este período, Gary se mantuvo acérrimo e inalterable en su decisión de morir –incluso trató de hacerlo por propia mano en un par de ocasiones-, circunstancia que colocó al estado de Utah y a los partidarios de la pena de muerte en un dilema tan difícil como inesperado. Gary no sólo los convirtió en sus aliados, sino que a la vez los transformó en sus servidores, en quienes iban a matarlo en respuesta a su iniciativa personal, a fin de ajustarse a sus propias convicciones centradas en la perdición y la redención. Al insistir en que se llevara a cabo la ejecución –lo que es más, al convertirse en virtual tramoyista de la maquinaria legal que culminaría en dicha ejecución-, Gary parecía estar diciendo: Por mucho que se empeñen, en realidad no podrán castigarme, pues esto es precisamente lo que quiero, se trata de mi deseo. Lo único que conseguirán es ayudarme a cometer mi último asesinato.
De forma que el país entero detestaba a Gary; no ya por sus crímenes, sino porque en su arrogancia indomable parecía haber dado con una forma de victoria, con una vía de escape.

Disparo al corazón
Mikal Gilmore

2 comentarios:

  1. Anónimo7:14 p. m.

    hola quisiera saber la situacion actual de este chico. Donde esta, que paso?

    GRacias

    ResponderEliminar
  2. Grupo de apoyo a Thomas Miller:
    Telf: 914 629 326
    Email: tmiller_madrid@yahoo.es

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar